Nueva investigación de Igualdad Animal muestra la matanza de perros por su piel en China

Haz tu parte!


					
					

Voiceless Friends

A la vista de la impactante investigación en mataderos y comercios de carne de perro, presentada por la organización de derechos animales Igualdad Animal, he podido comprobar la tortura física y psicológica a la que son sometidos estos animales que alcanza límites difíciles de asimilar.

Más de 10 millones de perros y 4 millones de gatos son matados cada año por su carne y piel en China, esta crueldad no está en absoluto justificada.

Somos millones de personas las que consideramos inaceptable la masacre de perros y gatos tanto para consumo humano como para el comercio de pieles, y desde aquí solicito al Gobierno chino para erradicar del país esta cruenta actividad, totalmente ajena a la ética y compasión más elementales.

Atentamente,

[subscripció]

Al firmar aceptas nuestra política de privacidad.
644,676 Firmas

Condividi con i tuoi amici:

   

Compartir

Firma la petición

Día 1

Mercado mayorista de ganado Guangzhou Jinrong

En mi primer día investigando la industria de la carne de perro en China, visitamos el mercado mayorista de ganado Guangzhou Jinrong, donde los animales, cuyo destino es acabar como carne en el plato de alguien, eran vendidos al mejor postor.

En este mercado, que era relativamente seguro con guardias y una barrera a la entrada, pude observar partes de perros, cabras, cerdos y burros. Cuando llegué había gente haciendo bajar a unos cerdos de camiones, los mismos camiones que había visto antes en la carretera. Los cerdos eran encerrados sin apenas espacio en celdas con barrotes de metal. Los cerdos del nivel inferior apenas podían estar de pie y sus espaldas rozaban el nivel superior. Algunos tenían que arrodillarse en el duro suelo. Los animales parecían exhaustos y su comportamiento mostraba agotamiento. Tenían sombras oscuras alrededor de los ojos inyectados en sangre. La gente en el mercado llevaba a cabo su trabajo aparentemente  ajena al sufrimiento de los animales. Y ajena a las heridas, el miedo y los gritos. Para bajar a los cerdos de los camiones, los trabajadores usaban barras de hierro para golpear a los animales. Vi a muchos animales ser golpeados directamente en, y entre, los ojos. A los trabajadores no parecía importarles, y muchas veces se reían de los gritos y caídas de los animales cuando trataban de alejarse de las barras. Al otro lado del recinto estaba la zona cerrada de los perros. Enfrente de la zona de los perros había montones de jaulas de hierro, al parecer las típicas para transportar a estos animales. No pude tomar fotos de esta área ya que el guarda me paró.

Cuando extendí mis manos hacia los perros, ellos fueron extremadamente curiosos y se estiraron para alcanzarme. Estos animales podrían ser los mejores amigos de los humanos, lo que hace que este comercio sea aún más perturbador. Sin embargo, estos individuos se han convertido en simples víctimas de la industria de la carne.

 

diary