Nueva investigación de Igualdad Animal muestra la matanza de perros por su piel en China

Haz tu parte!


					
					

Voiceless Friends

A la vista de la impactante investigación en mataderos y comercios de carne de perro, presentada por la organización de derechos animales Igualdad Animal, he podido comprobar la tortura física y psicológica a la que son sometidos estos animales que alcanza límites difíciles de asimilar.

Más de 10 millones de perros y 4 millones de gatos son matados cada año por su carne y piel en China, esta crueldad no está en absoluto justificada.

Somos millones de personas las que consideramos inaceptable la masacre de perros y gatos tanto para consumo humano como para el comercio de pieles, y desde aquí solicito al Gobierno chino para erradicar del país esta cruenta actividad, totalmente ajena a la ética y compasión más elementales.

Atentamente,

[subscripció]

Al firmar aceptas nuestra política de privacidad.
642,577 Firmas

Condividi con i tuoi amici:

   

Compartir

Firma la petición

Presidente, Sentient – El Instituto Veterinario para la Ética Animal

Australia

Los perros observados estaban marcados y se observan patologías cutáneas generalizadas que incluyen alopecia (pérdida de cabello), hiperqueratosis (engrosamiento de la piel) e hiperpigmentación (exceso de depósitos de pigmento dentro del tejido de la piel). Tales cambios en la piel son característicos de enfermedades crónicas cutáneas, más comúnmente relacionados con enfermedades fácilmente tratables como parásitos externos (por ejemplo, sarna, ácaros demodex y pulgas) e infecciones relacionadas con bacterias y hongos. La piel puede llegar a convertirse en una fuente de dolor crónico, pruritos crónicos (picazón) y ello puede inducir a una reducción de la función inmunitaria.

Se observa un perro forcejeando contra un poste y vocalizando, ésta experiencia de estrés y amenaza se ve posteriormente aumentada cuando una antorcha se ilumina en su rostro.

Se observan dos perros sentados juntos en una jaula, que estaba situada a pocos metros de uno de los empleados que estaba desollando perros recientemente sacrificados. Los perros estaban expuestos a un estrés importante, que incluye el sonido poco familiar del cuchillo utilizado para el proceso de desuelle, y la visión y el olor de la sangre específicos de un matadero. Ambos perros parecían completamente sin reacción y cabizbajos. Uno de los perros miró brevemente en la dirección del empleado anteriormente mencionado y luego volvió a estar cabizbajo y con la mirada perdida. Su ausencia de respuestas locomotrices ó vocales y el abatimiento de sus miradas son síntomas de una indefensión aprendida.

 

katherine-van-ekert